jueves, 30 de agosto de 2012

RITUAL PARA CELEBRAR LA LUNA AZUL


La Luna Azul es un fenómeno que sucede cada dos años y medio mas o menos. Es llamada Luna Azul o Blue Moon a la segunda luna llena dentro del mismo mes.
Se festeja como cualquier esbat, con el beneficio que la fuerza de la Diosa nos visita por segunda vez Solo hay que tener en cuenta si cae en el solsticio de Invierno o Verano.
Si es cerca del solsticio de Invierno, los rituales más propicios son los que tienen que ver con establecer metas para uno mismo.
Si esto ocurre en la cercanía del Solsticio de Verano, son muy beneficiosos y efectivos los hechizos relacionados con la concreción de proyectos.


Así que sabiendo que podremos pedir esta noche para concretar proyectos, nos pondremos para el ritual ropa cómoda con colores claros o blanco.... lo mejor es hacerlo vestidos de cielo (desnundos)
El contacto con la tierra también es necesario, así que es recomendable permanecer descalzo. Es un día que nos cargaremos mucho de energía con  nuestra Diosa y podremos hacer una gran descarga después del ritual a la tierra beneficiándo a ésta de la energía tan especial que emanará.


Empezaremos arreglando el altar.
Tendremos todo lo que vayas a usar en el Ritual a mano, ya que una vez trazado el Círculo no podremos romperlo. (Herramientas, las velas para los Dioses, la vela del altar, el agua, la sal, las velas de los Atalayas, cerillas, inciensos, el inciensario, carbón,  las hierbas o inciensos que vayas a ofrendar, los alimentos y la bebida para el festín sencillo.... )
Utilizaremos además de todas nuestras herramientas:
*Velas azules o plata (sino las tenemos podemos ponerlas blancas) 
*Mantel blanco 
*Inciensos de jazmín, mirra, sándalo
*Piedras de luna, joyas de plata
*Flores blancas
*Papel y rotulador con tinta de color plata

Prepararemos el espacio ritual. Limpiaremos y limpiaremos el polvo al área del altar, donde haremos  el círculo. Una vez que el trabajo físico está hecho, limpiaremos el espacio con incienso o salvia. Tambien nos prepararemos. Podemos tomar un baño o si los tiempos no te dan, meditar un poco para aflojar las tensiones del día. Puedes limpiarte con incienso también para liberarte de las energía negativas de la actividad diaria.

Trazando el Círculo

(Comenzando en el este, en sentido contrario a las agujas del reloj Hemisferio Sur y para Hemisferio norte en en el sentido de las agujas del reloj Trazaremos con el athame o varita , finalizando en el este): Diremos.." Yo te conjuro, circulo de poder, para que seas mi limite entre el mundo de los hombres y el mundo invisible. Te conjuro para que seas guardian y protector del poder que levantaré dentro hasta que decida liberarlo. Por éso, te bendigo y te consagro."

Volvemos al centro del Altar :
"Este es un tiempo que no es tiempo y un sitio que no es sitio. Estoy ante el umbral de dos mundos, ante el velo de los misterios. Que los Dioses Antiguos me protejan y me guien a traves de esta travesia magica." Prendo la Vela de la presencia (debe ser roja o en su defecto blanca)

Purificación del Agua

(Pondremos el agua sobre el pentáculo y la punta del athame o varita en el agua)
En nombre de la Señora, yo te limpio Agua y conjuro fuera de tí toda impureza. Bendita seas.


Bendición de la Sal
(Pondremos la sal sobre el pentáculo, la punta del athame o varita en la sal)
En nombre de la Señora yo te consagro. Bendita seas.

Trazado del Círculo con Agua y Sal
(Ponemos tres pizcas de sal en el agua, mezclando con el athame o varita, 3 vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj) para HS y en el sentido horario para HN
Con agua y sal trazo el circulo sagrado. Nada que no haya sido llamado entrará en el y podre cumplir los propositos de este ritual.


Bendición del Fuego
(Poner el inciensario sobre el pentáculo, encender los carbones y poner la punta del athame o varita en el)
En nombre del Dios yo te bendigo Fuego. Haz que siempre recuerde el Fuego Sagrado.

Bendición del Aire
(Con el incensario sobre el pentáculo, echar un poco de incienso -o Benjui, o Salvia o lo que deseen según el ritual-, y esperar a que empieza a sahumar. Poner la punta del athame o varita en el)
En nombre del Dios yo te bendigo, dame tu protección para trazar este Círculo.

Trazado del Círculo con el Fuego y el Aire
(Levanto el incensario y en sentido antideosil,HS deosil HN recorro el circulo comenzando y terminando en el este)
Con el Aire y el Fuego, destierro de este círculo toda fuerza impura y negativa.

HEMISFERIO NORTE
Llamado de los Guardianes:
Empezando desde el Este: (y en sentido horario HN):
ESTE: Guardianes del Este, Señores del Aire, yo los convoco a presenciar este ritual y proteger este círculo. (encender la Vela amarilla) Bienvenidos sean.
NORTE: Guardianes del Norte, Señores del tierra, yo los convoco a presenciar este ritual y proteger este círculo. (encender la Vela verde) Bienvenidos sean.
OESTE: Guardianes del Oeste, Señores del Agua, yo los convoco a presenciar este ritual y proteger este círculo. (encender la Vela azul) Bienvenidos sean.
SUR: Guardianes del Sur, Señores de la fuego, yo los convoco a presenciar este ritual y proteger este círculo. (encender la Vela rojo) Bienvenidos sean.
Para el HEMISFERIO SUR se hará en sentido antideosil (al contrario a las agujas del reloj)

Invitación del Señor y la Señora:
Señora y Madre, yo te convoco a mi circulo para que presencies mi ritual, protejas mi circulo y me llenes de tu Amor y Protección. Bienvenida seas. (enciendo la vela de la Diosa) Señor y Padre, yo te convoco a mi circulo para que presencies mi ritual, protejas mi circulo y me llenes de tu Amor y Protección.. Bienvenido seas. (enciendo la vela del Dios) (Con el Athame o la varita apuntando hacia el centro)

El Circulo esta sellado por el poder de los Dioses y los Guardianes. Que estos me guien y me protejan.

***Una vez que hemos hecho esto, es el momento para meditar un poco sobre el ritual en si que se va a hacer. Miraremos (en caso de no estar al aire y no podamos ver la Luna), la llama de la vela y visualizaremos y sentiremos como esa luz penetra por nuestro chakra coronilla y va inundando todo nuestro ser con su luz. Nos sentiremos purificados con ella y liberados de todo mal físico y psíquico que tengamos en ese momento.
 
Debido a que lo que celebraremos será la Luna Azul, con motivo de ésto podemos poner velas azules alrededor del círculo. Encenderemos estas velas.
Después, con un boligrafo o rotulador con tinta de color plata, en un papel blanco escribiremos los proyectos que queremos concretar. Podemos también acordarnos de los seres allegados que necesiten una pequeña ayuda y escribir pidiendo para ellos. 
Manteniendo el papel con los deseos en nuestras manos, visualizaremos nuestros pedidos. También  recitaremos:
  
"“Blanca viajera de la Noche, 
tú que riges los tiempos y gobiernas los horizontes, 
las mareas de todas las orillas, la magnitud de todos los mares, 
vengo esta noche con mis ofrendas humildes
y bajo tu luz y amparo pongo mis peticiones".
 
Si así lo creemos conveniente, echaremos los papeles con nuestros deseos al caldero y mientras vemos como se consumen diremos:
 
 “Bendice mis peticiones para que siendo positivas para mi, no traigan mal a nadie”
 “Bendice mis peticiones para que siendo positivas para mi, no traigan mal a nadie”
 “Bendice mis peticiones para que siendo positivas para mi, no traigan mal a nadie”
ASÍ SEA
 
Entornaremos los ojos y miraremos la llama de la vela que pertenece a la luna, imaginaremos que esa luz se alarga y nos envuelve en un círculo. (No es difícil, es imaginar y la magia tiene muchísimo de imaginación. Sino lo consigues no importa. Es algo muy bueno, pero no imprescindible por lo menos se intentará ) Al terminar la visualización diremos:  
 
":Si consideras que alguna de estas peticiones no fueran las adecuadas, cámbialas tú en mi beneficio”
 
Hecho ésto haremos el asentado, dandole a nuestra madre tierra el exceso de energía adquirido en el ritual apollando pies y manos en la tierr, visualizando que toda esta energía vuelve a ella.
 
Celebramos el festín!!
Consagraremos tanto bebida como comida.. cómo??
Pondremos el cáliz o copa en el péntaculo y diremos:
" Señor de la Cosecha, Señora del Día, bendigan esta bebida que les presento en su honor.
(Le presento sobre el pentaculo el plato de ofrendas con los alimentos)
Señor de la Tierra, Señora de la Noche, bendigan estos alimentos que les presento en su honor".
 
Liberaremos el Círculo, Despedida de los elementos:
HEMISFERIO NORTE
Tomaremos la varita del altar y caminaremos en antideosil hasta llegar al Este
Levantamos  la varita y diremos: 
-Partan en paz Atalayas del Este, elemento aire y reciban mi agradecimiento por haber acudido a mi llamado y haber cuidado y cargado este círculo con sus poderes.
Caminaremos en antideosil hasta llegar al Norte.Levantamos la varita y decimos: 
-Partan en paz Atalayas del norte, elemento tierra y reciban mi agradecimiento por haber acudido a mi llamado y haber cuidado y cargado este círculo con sus poderes.
Caminaremos en antideosil hasta llegar al Oeste.Levantaremos la varita y diremos: 
-Partan en paz Atalayas del Oeste, elemento agua y reciban mi agradecimiento por haber acudido a mi llamado y haber cuidado y cargado este círculo con sus poderes.
Caminaremos ahora en antideosil hasta llegar al Sur. Levantaremos la varita y diremos: 
-Partan en paz Atalayas del Sur, elemento fuego y reciban mi agradecimiento por haber acudido a mi llamado y haber cuidado y cargado este círculo con sus poderes.
Al revés para el Hemisferio Sur.
Ahora es momento de agradecer a la Diosa Madre y al Dios Padre por su presencia.
Para despedir a la Diosa madre
Levantamos los brazos y decimos: 
-Diosa Madre, señora de la Luna, te doy las gracias por compartir este momento conmigo, también te doy las gracias por velar por mi, por guardarme y guiarme en todo. Bendita seas gran Madre
Para despedir al Dios padre
Levantamoslos brazos y decimos: 
-Dios Padre, Señor del Sol, te doy las gracias por compartir este momento conmigo, también te doy las gracias por velar por mi, por guardarme y guiarme en todo. Bendito seas gran Padre.
 
Ahora es el momento de abrir el círculo.
Con el Athame o varita cerramos el circulo en sentido horario para HS y antihorario HN (comenzando por el Este), visualizando como descorremos la energia que desplegamos en un principio.
"El circulo esta abierto mas nunca roto. Feliz Partida y Feliz reencuentro. Asi sea!" (apagar la vela de la presencia) En este momento recién se puede salir del círculo.
 

miércoles, 29 de agosto de 2012

CUERDAS DE LUNA


Las cuerdas de Luna contienen y preservan atributos específicos del poder lunar. Suelen significar el mundo material y la manifestación de los objetivos mágicos. Se pueden preparar durante cada fase de la Luna y disponer de la energía de dicha fase en caso de necesitar realizar un hechizo de emergencia y no poder esperar hasta la siguiente fase.

Para preparar una cuerda de Luna debes usar un cordón de material natural del color correspondiente a la fase lunar:
LUNA LLENA: Rojo
LUNA NUEVA: Blanco
LUNA MENGUANTE: Negro
LUNA CRECIENTE: Amarillo

El largo del cordón depende de como vayas a utilizarlo. Por ejemplo, puedes usar cordones cortos para rodear con ellos la vela representativa de la Diosa o puede ser tan amplio que abarque la circunferencia de tu círculo mágico. En lo posible busca una medida que sea múltiplo de tres

Deberás preparar cada cordón en la fase lunar correspondiente para que después de trazar el círculo como lo haces normalmente, encenderás la vela de la Diosa y sentarte frente a tu altar o bajo la luz de la Luna si haces el ritual en el exterior.

Invoca el aspecto de la Diosa que rige dicha fase y que deseas que impregne el cordón. Para la Luna Nueva y Creciente, puedes invocar a Diana, para la Luna Llena a Selene y para la Luna Menguante a Hécate.

Con tu Athame, traza un pentagrama sobre la fase de la Luna si estás al aire libre o sobre la llama de la vela si estás en interior. Traza una linea desde la Luna o desde la vela hacia el cordón a la vez que visualizas la energía siendo dirigida e impregnándolo.

Cuando hagas ésto, recita:

"Te invoco a ti Diosa Diana
por el poder ke trabaja para y a través de mí
para ke en esta cuerda penetre tu poder
cargándola y para todos hacer bien
solo para el trabajo de magia positiva
en el momento apropiado
y según tu voluntad,
querida madre tú me asistas
en el camino de la verdad"
Así sea

Mientras recitas esta u otra oración similar, debes realizar nueve nudos equidistantes a lo largo de la cuerda, uniendo los extremos en el noveno nudo de modo que se forme un círculo.

Al realizar el último nudo es cuando debes decir el "que así sea".
Deja la cuerda alrededor de la vela por unos momentos mientras meditas en la fase lunar en la que estás trabando y sus atributos. Una vez que sientes que el trabajo está finalizzado, doblas la cuerda y la guardas en una bolsita de tela o cajita junto al resto de tus herramientas mágicas. También puedes dejarla en tu altar permanente.

Si lo deseas, puedes recargar la cuerda de Luna durante la fase lunar que corresponda exponiendo a los rayos lunares. Recuerda que lo mejor es que en tus trabajos mágicos coincidan con la fase lunar, ésto es una opción para casos de emergencia...

REMEDIOS PARA EL DOLOR DE GARGANTA (preparación de un té)



Ingredientes:
1 recipiente de vidrio con tapa
1 limón en rodajas
Miel pura de abejas
Jengibre en rodajas
Agua hirviendo


Preparación:
Introducir en el recipiente de vidrio las rodajas de limón, jengibre en rodajas y miel. Cerrar el recipiente y guardar en el frigorífico. Se formará una gelatina. Conservación de 2 a 3 meses.

Servir una cucharada de esta gelatina en un vaso y añadir agua hirviendo.

martes, 28 de agosto de 2012

¿A QUE FAMILIA DE ALMAS PERTENECES?



FAMILIA DE LOS MAESTROS

Actualmente existe en el planeta Tierra una familia que nosotros llamamos la de los maestros. En su seno residen, entre otros, los Maestros Ascendidos. El objetivo de la existencia de estas almas es iniciar el movimiento. Cuando se encarnan y la personalidad asegura la transparencia, se convierten en dirigentes, en iniciadores de algún movimiento, ya sea en la luz o en las tinieblas.
¿Suscita eso alguna reacción en ti? El juicio no existe en el más allá. Vuestra alma es libre en todo momento. A través del filtro terrestre, podéis optar por el amor y la luz. Tenéis igualmente la posibilidad de uniros al desamor y a la destrucción; vuestra identidad se pondrá al servicio de vuestra elección. En ambos casos, os continuara habitando la llama divina. La luz no desaparece extrañada por la decisión porque como la Fuente, es incondicional. Os acompañara hasta que transforméis esa elección. Sois libres y en esta libertad consiste vuestra iniciación. La vibración que lleva consigo las almas que eligen encarnarse en el seno de esta familia es la de iniciar el movimiento. Ahora bien, en la densidad de la encarnación tal vez el alma no deje de pedir "por favor, permíteme iniciar el movimiento" y tope con la resistencia de la personalidad hasta los cincuenta y cuatro años, y sea entonces cuando suelte uno amarras y decida responder a la visión interior iniciando un movimiento; la forma que adopte ese movimiento no tiene ninguna importancia. Todo ello esta exento de juicio.
Para estas almas, una de las pruebas de la encarnación es el ego y las distorsiones posibles de su condición de maestros: la atracción por el poder, por la manipulación. Porque el maestro es aquel que dirige, que transmite, que muestra el camino, que debe iniciar el movimiento a partir del amor y sobre todo de la humildad.
El maestro no necesita de ningún titulo porque sabe que lo es y por naturaleza, en todas las células de su envoltura física es maestro no solo con respecto a su vida sino con respecto a todo lo que toca, lo cual comporta una gran responsabilidad.
Algunos pueden vivirlo como un peso, otros pueden rechazarlo, no respetar esa energía y distorsionarla con sus actos. A estas almas, la encarnación les exige comprometerse. El alma sabe a que familia pertenece, conoce su naturaleza y su identidad. Si la personalidad decide errar, ¡el alma obligara al compromiso! La fuerza que la anima en la encarnación puede hacerlo saltar todo por los aires, derrocar todas las estructuras para favorecer el alineamiento total. La fuerza del maestro se expresa tanto en el hacer como en el no hacer. Si se mantiene en su centro, si conserva la serenidad, su impacto es mucho mayor, ya que la fuerza vibratoria que había en su alma es tal que bastaría con que pronunciara una sola palabra en toda su vida, en el momento adecuado, para cumplir su misión. Así es el maestro, el que inicia el camino.


LA FAMILIA DE LOS SANADORES
Existe una gran e importante familia que engloba a muchas almas. Cuenta con muchos núcleos y se ha escindido para formar otras familias. Se trata de la familia de los sanadores. Las almas que la componen transmiten el fluido de la sanación y la prodigan de todas las manera posibles. Estas almas han recibido muchas iniciaciones en sus manos, su corazón y su conciencia. La energía de la sanación impregna todas sus células. NO deben buscarla en el vecino ni en cualquier pócima mágica, pues vive en su interior. Algunas técnicas la amplifican, y las iniciaciones recibidas aumentan la expansión y la transmisión de ese fluido. Los miembros de esta familia no solo lo contienen sino que también lo canalizan y lo esparcen. Este fluido es operativo aunque no hagan nada; ahora bien, este don se intensifica cuando se es consciente de él. ¡Es urgente, pues, que las almas que forman parte de esta familia abran los ojos a esa realidad! En ocasiones, los sanadores que se acercan a nosotros con las manos en los bolsillos obtienen respuestas algo irónicas a sus preguntas. ¡Menudos sanadores, con las manos en los bolsillos! ¡Que despilfarro!
Cuando estas almas colocan descuidadamente la mano sobre un amigo o una planta, por ejemplo, el fluido de la sanación circula y surte efecto. Ya podrían argüir todas las razones del mundo para bloquearlo que, a pesar de todo, activarían la sanación.
Es muy fácil reconocer a sus componentes, porque todos se resisten a la sanación. Corre por sus venas, pero su mayor dificultad consiste en reconocerla; creen que deberían buscarla en el exterior y les parece que el otro es mucho mejor sanador que ellos. Una de las pruebas que acechan a las almas encarnadas de esta familia es el ego, el ego inflado o desinflado del sanador. O se subestiman o se sobreestiman. El fluido de la sanación es muy potente y esto puede constituir un riesgo. Gracias a este fluido, sus almas vibran y son muy poderosas, y a la personalidad le resulta fácil aprovecharse de ello. No obstante, no son victimas de nada ni de nadie, pues esto forma parte de su aprendizaje en la encarnación. Estas almas no solo sanan a los seres humanos, sino también a las plantas, los animales, los objetos que suponéis inanimados. .¡Sanan todo lo que tocan! Son las depositarias del fluido de la sanación.
Muchos sanadores padecen enfermedades por el hecho de no reconocer este fluido. ¡En casa del herrero, cuchara de palo! Es necesario que estas almas reconozcan y asuman su realidad, porque cuanto mas soslayen esta cuestión, más enfermedades tenderán a generar. Resistirse a este fluido provoca bloqueos que en la encarnación se manifiestan en forma de desequilibrios físicos
¿Por que es tan importante esta familia?
Se ve que muchas de las chispas divinas que nacen de la Fuente y revisten la identidad del alma se dirigen hacia la familia de los sanadores y que muchas almas de esta familia han elegido encarnarse en este nuevo milenio.¿Por qué motivo? Fácil de adivinar, ¿verdad? ¿No será que el planeta necesita ayuda?


LA FAMILIA DE LOS GUERREROS SANADORES
Estas almas, como todas las demás, han nacido de la Fuente. Escogieron la familia de los sanadores y , cuando se produjo una escisión en el seno de esta familia, su identidad se sintió intensamente llamada a reagruparse con otras almas para crear una familia responsable de la protección del fluido de la sanación del universo de las almas y en el resto de los universos planetarios. Se convirtieron así en guerreros sanadores y fortalecieron su identidad. Se encargan, en cierta medida, del alineamiento de la sanación allí donde estén, ya sea en el universo de las almas o en el de la Tierra, Mercurio o Arturo. Ahí donde se encarnan alinean el fluido de la sanación, lo protegen y lo defienden de cualquier ataque de energía incompatible. Actúan allí donde ese fluido no puede penetrar. Tienen un gran sentido de la responsabilidad y es preciso que vayan con cuidado porque suelen acumular mucho peso en sus hombros y pueden caer fácilmente en la tentación de salvar a todo el mundo.
Esta es una de las pruebas de su encarnación.
Necesitan buenas bases y son capaces de materializarlas. Utilizan símbolos específicos, anillos o collares con un significado determinado, por ejemplo. Se rigen por un código común y les disgusta llevar tatuajes. Son muy sólidas porque han recibido una iniciación de la familia de los guerreros con la finalidad de reforzar su condición de guerreros, de guerreros al servicio de la sanación.
Los guerreros sanadores son los protectores del fluido de la sanación en el universo. Están presentes y actúan ahí donde se distorsiona la utilización de este fluido, ya sea en el mas allá o en el mas acá. Estas almas velan por que el fluido sea canalizado en su máxima pureza: la energía del amor.


LA FAMILIA DE LOS CHAMANES
De la familia de los guerreros surge también la de los chamanes, que está todavía en fase de evolución; no está estabilizada del todo porque aún existe la posibilidad de una nueva división. Estas almas han decidió entre otras cosas, acompañar al fluido del chamanismo en el planeta Tierra. Se dedican continuamente a equilibrar los fluidos del planeta con los fluidos interplanetarios. No se encarnan necesaria y exclusivamente en el pueblo amerindio: el chaman puede ser ruso o yugoslavo o chino. En el más allá los credos brillan por su ausencia.
El chaman es la vibración propia del alma, y su misión es ayudar a que el planeta y todos sus elementos sanen y alineen sus vibraciones.
Estas almas son transmisoras del fluido de la transformación. Son capaces de transformar la envoltura física, de trasmutar los órganos internos y sus cristalizaciones o las plantas para extraer sus propiedades, siempre al servicio del fluido de la sanación.
Como su familia de origen es la de los guerreros es normal que incorporen este fluido y hagan uso de él para transformar y transmutar la energía del planeta. Las almas de esta familia son numerosas y pueden reconocerse y conversar telepáticamente entre si. Necesitan enraizarse en lugares precisos para activar desde ahí, la sanación en el planeta Tierra. Si supieran utilizar plenamente la identidad de su alma, prescindiendo de todo juicio, podrían desplazarse a través del tiempo y el espacio con el cuerpo físico. Podrían por ejemplo, materializarse en el desierto de Nevada para reunirse con otros chamanes. Disponen de esta facultad de transformación y de transmutación en la densidad para servir al fluido de sanación y al chamanismo.
Una de las dificultades con las que topan durante su encarnación es la de quedar absorbidos por la fisicalidad, abrumados por su peso. No nos referimos físico sino a la opacidad personal. Corren el riesgo de olvidar que arde en ellos el fuego de la transmutación, de olvidar quienes son pasando por alto el fluido de sanación que las caracteriza, su naturaleza guerrera y su capacidad de transformación. Estas almas se valen de rituales y símbolos sin saberlo siquiera. Es urgente que sean conscientes de las señales que pueblan su camino y que muestren más respeto por los elementos que les rodean: el agua, la tierra, el fuego, el cielo, el aire, las nubes, etc...
El chaman debe trabajar con ayuda de su envoltura física. Le es muy útil en su encarnación terrestre. Negarlo provocaría fugas de energía vital: caída del cabello, uñas y dientes, problemas de piel. Estas almas transmiten sin cesar el fluido de la sanación, están en transformación constante y su cuerpo les sirve de canal, de herramienta.


LA FAMILIA DE LOS GUERREROS
Esta familia no es originaria de la de los sanadores. La esencia propia del guerrero es proteger, aunque eso no quiere decir que el alma se encarne con una armadura. Los guerreros son los protectores de la energía: la energía luminosa o de la energía oscura. Para estas almas no existen las medias tintas. Si así lo deciden protegerán la vibración de la luz, la vibración del alma. Quizá notéis que, en el curso de su encarnación y de su aprendizaje terrestre, tienden a ejercer el rol de salvadores. Ahora bien, cuando el alma del guerrero se reconoce más allá de la tercera dimensión, actúa sin pretender salvar el mundo entero.
Estas almas necesitan encarnarse, en el plano terrestre o en otros. Se sienten impulsadas a sembrar la compasión a través de la densidad del planeta escogido. La misión de esta familia consiste en defender, trabajar, actuar para frenar la oscuridad y proteger el universo de las almas. Esta acción es magnifica, de una entrega y un amor total y enraizado. Muchas de las almas de esta familia, olvidando su origen celeste, se convierten en "guardaespaldas", llevan armas y se pierden en la segunda dimensión.
Es fácil distinguir a los guerreros porque no son muy sociables. Acostumbran a ser más bien huraños y a encerrarse en su coraza, pero siempre están dispuestos a defender o a salvar. Encontrareis a muchas almas de esta familia practicando artes marciales, porque estas artes están basadas en la energía guerrera característica de su familia. No obstante, tienen un gran corazón. Por eso, para los miembros de esta familia, la encarnación es un periodo delicado y una gran prueba. Aunque percibáis que a la personalidad le ha faltado tiempo para acorazarse, rebosan amor. Deben aprender a conservar esta energía de amor aunque sean guerreros, defensores, protectores, guardianes del umbral.


LA FAMILIA DE LAS HADAS ALQUIMISTAS
En el universo de las almas existe una familia especial: la de las hadas alquimistas. Estas almas se encarnan en el planeta Tierra para espiritualizar la materia. Algunas de ellas están muy cerca de los Ángeles porque, aunque pertenezcan al núcleo de su familia, no son muy densas. Al contrario, son bastante ligeras y se pasan la vida revoloteando como las mariposas. Les cuesta mucho integrar su envoltura física y suelen resistirse a la encarnación.
En el ámbito de la fisicalidad gozan del don de desmaterializar todo lo que tocan. Podrían atravesar las paredes con la envoltura física lo cual explica sus problemas con las llaves o los picaportes de las puertas, ya que olvidan que no las necesitan. Espiritualizan todo lo que tocan y elevan automáticamente su vibración. Ante una densidad, actúan mediante la difusión de ondas que emanan de su cuerpo, y esto nada más encarnarse, desde la mas temprana infancia.
Estas almas dan la impresión de estar en la luna, como ausentes, igual que la imagen que tenemos de las hadas. Han elegido encarnarse no porque les guste la densidad, en absoluto. Han venido porque su presencia contribuye a transmutar la materia. Podríamos decir que son auténticos transformadores vivientes. Su capacidad de volatilizar cantidad de cosas sin siquiera darse cuenta de ello hace que tengan la sensación de perderlo todo. Estamos bromeando, pero este ejemplo, aunque exagerado, se aproxima bastante a su realidad. Les parece estar arraigadas cuando, de hecho, están volando y les cuesta delimitar lo que va arriba y lo que va abajo. Su principal dificultad, al encarnarse, reside precisamente en eso, en encarnarse. Si consiguen conocerse mejor y saber quienes son, pueden aplicar su poder y utilizarlo en la sanación, en la comunicación, en todos los oficios y profesiones del mundo. Pueden transmutar todo lo que esta a su alrededor, lo cual significa enfocarse en un estado vibratorio y activarlo de tal manera que pierda su identidad para fundirse con el principio divino. El amor es la clave definida de la transmutación
¿Por qué motivo están presenten aquí estas almas en esta cambio de milenio? Porque son las encargadas de transmitirnos la siguiente enseñanza telepática verbal y oralmente:"¡Despertad, queridas almas, pues podéis espiritualizar la materia¡"
Esta es la razón de su existencia y esta es su identidad real.


LA FAMILIA DE LA COMUNICACIÓN
Estos mensajeros se dedican a comunicar y a transmitir el amor de muy diversas formas: mediante el arte, la canción, la literatura, el teatro...Hay muchos en este momento en el globo terráqueo. Los hallareis en cualquier ámbito o profesión, como escritores, poetas, periodistas, músicos, etc. Estas almas se distinguen entre otras cosas, por el hecho de no estar atadas a la fisicalidad. Esto no significa que algunas de ellas no se sientan atraídas por los bienes materiales; ahora bien, la mayoría tienen un solo objetivo: comunicar, hacer que el mensaje sea accesible como sea: a través del canto, el baile, la escritura, el arte. Todo sirve para comunicar.
Esas almas no destacan por su enraizamiento, por ello pueden introducirse con facilidad en el mundo de las drogas. Su ligereza no las ayuda precisamente a encarnarse. Para ellas, la fisicalidad no tiene ninguna importancia, comparada con el arte de la comunicación y la expresión artística. Por eso, en el seno de esta familia, hay muchos artistas que, en el periplo de la encarnación y la personalidad, olvidan que, por encima de todo, son comunicadores y no necesariamente de la forma que impone la sociedad.


LA FAMILIA DE LOS ENSEÑANTES
Estas almas enseñan todo lo que puede enseñarse, toda suerte de conocimientos y experiencias. Enseñan el amor, la luz, la perdida de las ilusiones, la escucha, lo importante que es vivir el ahora... Esta familia consta de dos núcleos, dos filtros, un equilibrio y dos franjas periféricas; sin embargo, es estable. A la larga es posible que se escinda y se creen dos familias igualmente estables. Algunas almas decidirán experimentar esta división para ejercer una acción más precisa y directa.
Las almas de esta familia poseen y transmiten el fluido del conocimiento, fluido que las identifica plenamente. En su condición de almas encarnadas, van en pos de la verdad, del conocimiento y su anhelo de transmisión es grande. Son los guardianes del conocimiento difundido en los distintos planetas. También se los podría denominar "los guardianes del umbral". Esta familia administra el cúmulo de conocimientos de todo el Universo. Su psique disfruta de la virtud de ir a consultar los archivos akásicos, auténticos depósitos de la diversidad de conocimientos existentes. En el planeta Tierra, se presentan como estudiosos de la numerología, la kabala o lenguas clásicas como el sanscrito, todo ello con el fin de transmitir toda la sabiduría que almacenan.
Si la transmisión del conocimiento sigue un camino tortuoso y se distorsiona, puede que esta familia sienta la necesidad de escindirse y crear otra familia cuya intención seria la de actuar como guerreros del fluido del conocimiento, en claro paralelo con los guerreros del fluido de la sanación
Estas almas son fáciles de reconocer. Enseñar las colma de una gran alegría porque esta es su vocación sea cual sea la forma que adopte. La etiqueta de enseñantes no les hace ninguna falta: lo son por naturaleza, pues canalizan constantemente el fluido del conocimiento. Cuando vislumbran la identidad de su alma pueden recibir gran cantidad de informaciones desconocidas en el planeta Tierra y divulgarlas. No deberían dudar en canalizar el conocimiento y retransmitirlo. Para ello, basta con que canalicen el fluido que impregna su alma.
En la fisicalidad, estas almas sienten a veces el impulso de crear centros en determinadas zonas geográficas para impartir sus enseñanzas. Si ese es el caso, no lo juzguéis y materializadlo.


LA FAMILIA DE LOS BARQUEROS
Esta familia proviene de un desprendimiento, de una escisión de la familia de los sanadores, aunque no se asocie con ella. Se mantiene muy estable, y esta estabilidad es esencial para la acción. Los barqueros tienen una misión especifica: en el más allá ayudan a las almas en transito por los diversos umbrales vibratorios que deben atravesar. Están muy cerca de los umbrales angélicos y arcangélicos, de los umbrales de los maestros ascendidos y también de las chispas divinas. Aquí abajo, asisten en los múltiples cambios que se dan en nuestro planeta: el paso de la infancia a la adolescencia o de un empleo a otro, el cambio de milenio, el transito de la muerte... Facilitan la experiencia del cambio, que es una época de evolución especial.
Las almas que la componen han pasado por un solo umbral vibratorio. Por eso su identidad no está tan consolidada como la de otras almas, puesto que deben salvaguardar constantemente la transparencia necesaria para asumir su función en el más allá, es decir, ayudar a que las almas pasen de chispa divina a alma y afinen su identidad.
Los barqueros también ayudan a la familia de los chamanes colaborando en el equilibrio de las transformaciones, de los cambios en el universo de almas y están muy ocupados. Entablan a menudo comunicación con el más allá y la noche es el momento mas propicio para ello. Durante la encarnación podrían exclamar al levantarse: "¡He trabajado duro esta noche!" y seria verdad, porque no paran nunca. De ahí la importancia de cuidar de su envoltura física, porque trabajan día y noche.
Sienten con frecuencia la nostalgia del mas allá y algunas, abrumadas por ese sentimiento, se extravían recurriendo a las drogas y sustancias alucinógenas para contrarrestar esta nostalgia, pues no saben que hacer con ella. Otras anhelan morir e incluso volver al estado de pura chispa divina, porque la identidad vibratoria de su alma no les interesa demasiado. Bordean el mundo de la no identidad, de la vacuidad divina, y eso puede mover a confusión, sobre todo para el alma encarnada. Como son muy fluidas, algunas intentan que su envoltura física se vuelva pesada, para evitar esa sensación de flotar. Necesitan enraizarse bien para actualizar al barquero que llevan dentro. Otras, con un cuerpo físico extremadamente delgado, por no decir casi transparente, deberán persistir en el enraizamiento a pesar de su débil constitución.
Por su identidad vibratoria, estas almas gozan de una gran cualidad: querer ayudar a las almas en todo momento y lugar. En cuanto alguien las necesite, que solicite su ayuda y acudirán sin falta. Las caracteriza una gran disponibilidad, de día y de noche; se entiende, pues, por que algunas de ella se extravían en el papel de salvadores. Los barqueros atraen a las almas errantes, que no tienen identidad o que la han perdido. Esas almas se dirigen a ellos porque los reconocen del mas allá, pues fueron ellos quienes las ayudaron a afinar su identidad vibratoria.
Son barqueros de amor, y el amor es lo único que cuenta y los alimenta.


LA FAMILIA DE LOS INICIADORES DE CONCIENCIA

La acción de estas almas es fugaz. Llegan para un periodo de breve duración con el fin de despertar la conciencia en el planeta donde se encarnan. No desencadenan ningún movimiento que no sirva para concienciarse de algo. Aparecen simplemente para despertar la conciencia y a menudo lo hacen con una muerte espectacular, para volver y marcharse otra vez.
Están presentes en las catástrofes colectivas, en lugares donde se producen terremotos, accidentes, huracanes. Inician movimientos de conciencia mediante su vida y su muerte al partir del planeta. Forman parte de aquellos episodios trágicos en los que una gran cantidad de seres son asesinados o torturados y abandonan la Tierra de manera busca y violenta. Estas almas escogen manifestarse así para despertar la conciencia de los humanos.
Una mente estrecha considerara que esto es una autentica locura, ¿verdad?. Sin embargo, te exhortamos a acrecentar tu conciencia. Estas almas vienen para ponerse al servicio de la evolución del planeta.


LA FAMILIA DE LOS PILARES
Cabe mencionar a una familia cuyas almas son llamadas pilares. Son pocas las que están encarnadas actualmente en nuestro planeta y permanecen en comunicación constante con otros planetas. Su densidad es considerable. Cuando un pilar se sienta al lado, se advierte su presencia de inmediato. Vienen para enraizar los planos celestes en la profundidad de la Tierra y recrear las conexiones entre los lugares sagrados del planeta. Y, aunque la personalidad no lo sepa, el alma actúa
Actúa donde la materia o el planeta lo requieran. Están muy atareados y no dejaran de estarlo, porque velan por el equilibrio y la unión, estabilizando las energías y creando nuevos circuitos energéticos, sobre todo en aquellos planetas sujetos a cambios decisivos, como el vuestro en este momento. Vayan donde vayan, enraízan la energía del mas allá en el mas acá. Son los encargados de arraigar las vibraciones de la Fuente.
Estas almas se encarnan en lugares estratégicos del planeta con la función de ser pilares. En su domicilio crean, canalizan y organizan los meridianos interplanetarios. En ocasiones, les cuesta desplazarse porque deben realizar una acción concreta allí donde han decidido encarnarse. Ahora bien, son capaces de trasladarse a aquellos lugares que requieran su presencia y esto puede desconcertar al ego, que quizá no entienda por que, de repente, el alma presiona para ir a Yucatán o a Tíbet.
Una de las dificultades de su encarnación tiene que ver con la envoltura física. Como su acción es muy exigente para con su cuerpo, deben cuidarse mucho en términos de equilibrio alimentario: aporte de minerales, proteínas, vitaminas y aminoácidos. ¡Es realmente importante!.
Esta familia posee quince núcleos, lo cual implica una gran fuerza de mutación y de transmutación. Se parece a un navío en una fase determinada se producirá una escisión, no ahora sino cuando llegue el momento. Los pilares se pasean por las familias de almas y vigilan los movimientos de la energía se comunican continuamente con el universo de las chispas divinas. "Patrullan" por la periferia del universo de todas las familias de almas. Por eso dispone de tantos núcleos, para moverse a lo largo y ancho del Universo.
Cuando estas almas eligen la encarnación, precisan de la densidad física. Con frecuencia sus cuerpos son robustos, ya que necesitan una fuerza muscular y ósea excepcional, distinta de otras envolturas físicas. Dependen de la fisicalidad y saben cómo utilizar la materia, como manejarla y transmutarla. En cierta medida se parecen a los chamanes y también a los sanadores, pero no lo son. Su voluntad se aplica a sanar los planetas, los universos interplanetarios e interestelares. Establecen redes gracias a las cuales pueden circular los rayos y los fluidos, como el de la sanación o el del conocimiento, y llegar así hasta los planetas y las estrellas. Los pilares conocen al dedillo el universo de las familias de almas porque son capaces de recibir sus fluidos y de ayudarlos a descender vibratoriamente, lo cual facilita su manifestación en la densidad de los planetas.
Son los guardianes de este Universo.


LA FAMILIA DE LOS MECÁNICOS
Son almas que vienen a reparar el planeta. Son reparadores, o mas bien agentes de sanación expertos en la mecánica y reparación de determinados circuitos del tejido planetario. Les acompaña a menudo pilares o chamanes en el seno de su familia terrenal; pueden que, por ejemplo, los padres sean mecánicos, que unos hijos sean chamanes y otros pilares y que actúen al unísono.
Estas almas se hacen cargo del medio ambiente, de los elementos contenidos en el subsuelo, el aire o la atmosfera, de ahí el nombre de "mecánicos" Aunque pueden adoptar una identidad terrenal muy poco relacionada con eso, es fácil encontrarlos "a ras del suelo". Sienten una gran necesidad de ocuparse de la Tierra, por ejemplo plantar árboles donde no hay. En el mas allá, los mecánicos reparan el campo energético que lo abarca todo, una especie de velo magnético que forma parte de los universos conscientes. Las almas de los así llamados mecánicos reparan, si se rompe, este tejido energético compuesto de diferentes fluidos.
Esta familia solo consta de un núcleo y es muy estable. Suele trabajar en equipo con la de los chamanes. No tienen porque asociarse obligatoriamente, pero de todos modos su acción será complementaria. Hay muchas almas de esta familia encarnadas ahora en la Tierra. Hallareis a miembros de esta familia en grupos sensibilizados por la protección del entorno medioambiental, de los acuíferos, de los bosques. Algunas se dedican a la sanación otras a la comunicación, otras a escribir, pero todas sienten la necesidad de implicarse para contribuir a la regeneración del planeta. Para estas almas es clave la fisicalidad, no en el sentido de acaparar bienes materiales sino de poder vivir en el hábitat del planeta. Están enamorados de la Tierra. Día y noche reciben informaciones sobre el planeta en el que habitan y sobre otros planetas habitados por sus hermanos y hermanas

jueves, 16 de agosto de 2012

LECTURA SOBRE LA CERA Y FORMAS CREADAS POR CERA

lunes, 13 de agosto de 2012

SANACIÓN DE BLOQUEOS CON LOS 5 ELEMENTOS.




Si nos fijamos en las flechitas verdes que giran contrarias a las agujas del reloj , se llama ciclo de "debilitamiento" o "agotador". Cada elemento sule sufrir unos bloqueos bastante comunes , que nos impiden avanzar.Los chinos sugerían volver al elemento "madre", el elemento que nos genera o crea, y así debilitar nuestro elemento , para que nueva energí
a pueda fluir.

La "madre" de la Madera es el Agua. Las personas de Madera pued
en volverse tan rígidas en sus actitudes y cuerpos , que necesitan aprender a doblarse y fluir. Un árbol sin estas cualidades termina rompiedose.Cuando las personas de Madera dejan salir su ira, dejan en shock a todos los demás elementos que encuentran en el camino. Sus voces severas y duras son captadas por otros como "me estas gritando". Movimientos como el Tai chi o deportes acuaticos son ideales,el Agua los calma y aprenden paciencia y equilibrio para saber hablar a los demás elementos. La madera puede estancarse en actitudes y visiones acerca de las cosas , lo que les hace dificil encontrar una pareja . Hay que meter la Madera al Agua, el agua alimenta las raíces.


La "madre" de el Agua es el Metal. Las personas de agua tienden a perderse en sus "mundos internos", aquí, es todavía más dificil hablar de estos sentimientos , ya que nadie puede llegar a ellos. El Yoga donde estiran los músculos + la meditación los saca de su propio mundo de una manera suave. Cuando estan metidos en su propio océano , sienten como que no pueden respirar y ver las solucion , entonces el miedo se apodera de ellos. La respiración ayuda a oxigenar este "mundo interno" . Los pensamientos y sentimientos son llevados a la superficie donde son más faciles de examinar.El Metal cristaliza el Agua, de esta manera es más facil analizar este mar de pensamientos y sentimientos para moverse hacia delante.

La "madre" del Metal es la Tierra.Para las personas de Metal es muy fácil desprenderse de la gente , incluso de su familia y amigos.Uno de los aspectos más importantes de este elemento es "Dejar ir". Estas personas aveces forman una armadura externa que los proteje , y no dejan entrar a nadie. El Metal esta regido por el Dolor/ Duelo y aveces evitan expresar estos sentimientos . Suele parecer que son mejores que nadie y una de sus lecciónes es aprender compasión y conexión.Necesitan Volver a La Tierra , fluir y apreder a aceptar cumplidos (ya que sulen ser muy duros consigo msimos). Buscar actividades que les hagan salir de sus mentes, que los conecte de nuevo a la naturaleza y a otros. Clases de baile, involucrarse en actividades sociales donde encontrarán una enorme cantidad de personas de Tierra que acogerán al Metal con calidez , cariño y comprensión.

La "madre" de la Tierra es el Fuego. Estas personas suelen acumular grasa alrededor del cuerpo , lo que les hace tener curvas y formas. Es más dificil para ellos "digerir" comida o situaciones. El fuego metaboliza sus situaciones rapidamente, y las personas de Tierra necesitan algo que les ayude a acelerar su metabolismo. El fuego ayuda a la circulación , lo que la Tierra necesita para no quedarse estancanda y tener problemas de salud.la tierra se renueva mediante el Poder del Fuego. Para activar el Fuego puedes comer comida que pertenece a este elemento: frutas, verduras (pero todo crudo), sabores amargos , pimiento verde, amarillo, Apio. Algun suplemento de "flores". Clases de salsa y de aerobic son movimientos de Fuego .

La "madre" del Fuego es la madera. El fuego suele ser muy descentrado y desorganizado, con sus emociones y sus relaciones. Las artes marciales son una disciplina que pertenece al Elemento Madera. Trata de disciplina y organización. También trata los "Límites" que aveces son dificiles de mantener para el Fuego.El Fuego necesita aprender a tomar decisiones a pesar de todas las posibilidades que existen ahí fuera.Con las artes marciales tambien aprenden a exteriorizar de una manera organizada la agresión. El fuego tiene tendencias de vez en cuando a "explosiones" de rabia, que queman a todos los que se encuntran en su camino. Muchas personas de fuego tienen un sentimiento de estar desarraigados , sin raices , sienten que pueden volar en cualquier momento hacia la siguiente fiesta. La Madera les devuelve la concentración para poder tomar responsabilidad y decisones

KUNDALINI

WICCA CELTA

Las creencias de la Wicca Celta se encuentran firmemente enraizadas en la Tierra y en los Espíritus elementales que constituyen la propia esencia de la Naturaleza, lo que incluye los cinco Elementos básicos que la conforman: Aire, Agua, Tierra , Fuego y Espíritu .
Los Wiccanos Celtas se caracterizan por mostrar un gran respeto por la tierra y además por el interés hacia el conocimiento constante. Además se interesan por las cualidades curativas de las plantas y
las piedras, así como su aplicación para mejorar la salud de humanos y animales; el uso de los flujos energéticos de la tierra, los árboles y formaciones rocosas, lagos, ríos, etc.
Una característica primordial de los wiccanos celtas es la devoción por la Gran Madre, La Madre y las Diosas Guerreras, lo cual brinda una situación de i
gualdad absoluta entre la mujer y el hombre.
Un Wiccano Celta está dispuesto a aprender y utilizar la magia de las hierbas y plantas, de las piedras y gemas. Debe respetar los poderes de los Elementales y de los Elementos al solicitar su ayuda. Además debe aprender a comunicarse con los Espíritus de Los Antiguos. Se aprende que aquello aparentemente imposible, puede ser posible, si se le respeta adecuadamente.
La Wicca Celta se basa en el equilibrio de lo espiritual o supremo y lo material o físico, ya que uno se encuentra presente en el otro. Es primordial cultivar la espiritualidad propia en cada persona, que es la que ayuda a entrar en contacto con el mundo espiritual.
Para los wiccanos celtas, los brujos o magos deben cultivar cuatro poderes que se constituyen en normas antiquísimas de iniciación y consisten en "saber" (noscere), "atreverse" (audere), "querer"(velle), "permanecer callado"(tacere): "Saber los conocimientos para practicar los ritos mágicos, atreverse a ponerlos en práctica, querer la manifestación y permanecer callado respecto a lo que se hace". Esta última parte es muy importante ya que el silencio de sus creencias y actos evita que personas curiosas les juzguen o interfieran con sus propias vidas.
Para permanecer equilibrado, el brujo o bruja wicca celta debe contar con esos cuatro poderes que así mismo están relacionados con los Cuatro Elementos: saber (noscere) se corresponde con el Aire; atreverse (audere) se corresponde con el Agua; querer (velle) se corresponde con el Fuego y callar (tacere) se corresponde a la Tierra. Existe un quinto elemento tanto o más importante que estos cuatro: evolucionar, ir, progresar, andar (iré) que se corresponde con El Espíritu que habita en el interior de todas las cosas.
La tradición celta de Wicca funciona básicamente respetando y conociendo las fuerzas de las energías del planeta, de la naturaleza, de la Luna y del Sol (representantes de La Gran Madre y el Gran Padre respectivamente). Se trata de una tradición que se encuentra en perfecta armonía con nuestro planeta y por consiguiente con todos los seres que habiten en él. Blessed be ))O((

MEDITACIÓN

El propósito de la meditación es pacificar y calmar la mente. Si mantenemos una mente apacible, no tendremos preocupaciones ni angustias y disfrutaremos de verdadera felicidad; pero si nuestra mente está alterada, no conseguiremos sentirnos felices aunque estemos rodeados de las mejores condiciones. Si nos adiestramos en la meditación, iremos descubriendo en nuestro interior una paz y una serenidad cada vez mayores y disfru
taremos de una forma de felicidad que se irá volviendo más pura. Finalmente, estaremos siempre contentos incluso ante las situaciones más adversas.

Por lo general, nos cuesta mucho controlar la mente. Al igual que un globo suelto en el aire se zarandea de un lado a otro al capricho del viento, nuestra mente se tambalea inestable a merced de las circunstancias externas. Si las cosas nos van bien nos sentimos felices, pero si nos van mal enseguida nos enfadamos. Por ejemplo, si logramos lo que deseamos, como nuevas posesiones o un nuevo amigo, nos alegramos excesivamente y nos agarramos a ellos con fuerza; pero, como no nos es posible adquirir todo lo que se nos antoja y es inevitable que algún día nos separaremos de nuestros amigos y posesiones, este apego o adherencia mental sólo nos produce sufrimiento. Por otro lado, si no conseguimos lo que queremos o perdemos algo que nos gusta, nos enfadamos y descorazonamos. Así pues, si nos vemos obligados a trabajar con una persona que no es de nuestro agrado, lo más probable es que nos pongamos de mal humor y nos sintamos ofendidos; como consecuencia, no podremos trabajar de manera eficiente, no encontraremos satisfacción en nuestro trabajo y empezaremos a padecer estrés.

Tales cambios en nuestro estado de ánimo surgen porque nos involucramos demasiado en las situaciones externas. Somos como niños que se emocionan construyendo un castillo de arena en la playa, pero cuando las olas lo destruyen se ponen a llorar. Por medio de la meditación aprendemos a crear un espacio en nuestro interior y una flexibilidad y claridad mentales que nos permiten controlar nuestra mente sin vernos afectados por los cambios en las circunstancias externas. De manera gradual, desarrollamos una estabilidad mental, un equilibrio interior que nos permite permanecer siempre felices en vez de oscilar entre los extremos de la euforia y el desaliento.

Si nos adiestramos en la meditación con regularidad, llegará un día en que seremos capaces de erradicar las perturbaciones mentales, que son las causas de todos nuestros problemas y sufrimientos. De este modo disfrutaremos de la paz interna permanente, conocida como «la liberación» o «el nirvana». A partir de entonces, día y noche, durante una vida tras otra, sólo experimentaremos paz y felicidad.

La meditación es el método para familiarizar la mente con la virtud. Es una conciencia mental que analiza un objeto virtuoso o se concentra en él. Un objeto virtuoso es aquél que nos induce a manifestar una mente apacible cuando lo analizamos o nos concentramos en él. Si contemplamos un objeto y como consecuencia de ello surge una mente agitada, por ejemplo, por el odio o el apego, ésta es una indicación de que ese objeto no es virtuoso. También hay muchos otros objetos que no son ni virtuosos ni no virtuosos, sino neutros.

La meditación puede ser de dos tipos: analítica o de emplazamiento. Cuando contemplamos o estudiamos el significado de cualquier escritura de Dharma que hayamos leído o escuchado, estamos realizando una meditación analítica. La contemplación profunda de esa enseñanza nos conducirá a una determinada conclusión o a manifestar una actitud mental virtuosa. Esta conclusión o actitud mental será el objeto de la meditación de emplazamiento. Una vez que hayamos encontrado el objeto deseado por medio de la meditación analítica, debemos concentrarnos en él sin distracciones por tanto tiempo como podamos a fin de familiarizarnos profundamente con él. Esta concentración convergente es la meditación de emplazamiento. El término «meditación» suele utilizarse para hacer referencia a la meditación de emplazamiento, y «contemplación» para referirse a la meditación analítica. La meditación de emplazamiento depende de la contemplación, y ésta, a su vez, de la escucha o lectura de las enseñanzas de Dharma.

La primera etapa de la meditación consiste en detener las distracciones y lograr una cierta claridad y lucidez en la mente. Esto puede lograrse por medio de un simple ejercicio de respiración. Primero buscamos un lugar tranquilo donde podamos meditar y nos sentamos en una posición cómoda, ya sea la postura tradicional, con las piernas cruzadas una sobre la otra, o cualquier otra posición cómoda. Si lo preferimos, nos podemos sentar en una silla. Lo más importante es mantener la espalda recta para no caer en un estado de somnolencia.

Mantenemos los ojos entreabiertos y enfocamos toda nuestra atención en la respiración. Respiramos de forma natural, preferiblemente a través de los orificios nasales, sin pretender controlar la respiración, e intentamos ser conscientes de la sensación que produce la entrada y salida del aire por la nariz. Esta sensación es nuestro objeto de meditación. Nos concentramos en él intentando olvidar todo lo demás.

Al principio percibiremos que nuestra mente está muy atareada y entonces es posible que pensemos que la meditación la agita aún más; en realidad, lo que ocurre es que empezamos a darnos cuenta de lo ajetreada que normalmente está nuestra mente. Además, tendremos tendencia a seguir los diferentes pensamientos que vayan surgiendo, pero hemos de resistirnos a ello y concentrarnos todo lo que podamos en la sensación producida al respirar. Si descubrimos que nuestra mente se distrae y vaga tras pensamientos e ideas, hemos de retornar de inmediato a la respiración. Repetimos este proceso tantas veces como haga falta hasta que la mente se asiente en la respiración.

Si practicamos de este modo con paciencia, nuestras distracciones irán disminuyendo de manera gradual y experimentaremos una sensación de serenidad y relajación. Nuestra mente se volverá lúcida y espaciosa y nos sentiremos restablecidos. Cuando el mar está encrespado, el sedimento del fondo se agita y el agua se enturbia; pero cuando el viento cesa, el lodo se deposita en el fondo poco a poco y el agua se vuelve transparente. Del mismo modo, cuando por medio de la concentración en la respiración logramos calmar el flujo incesante de nuestras distracciones, nuestra mente se vuelve lúcida y clara. Entonces, intentamos permanecer en ese estado de calma mental durante un rato.

Aunque este ejercicio de respiración no sea más que una etapa preliminar de la meditación, puede llegar a ser muy efectivo. Esta práctica es una prueba de que podemos experimentar paz interior y satisfacción simplemente controlando la mente, sin tener que depender de las condiciones externas. Cuando la turbulencia de las divagaciones mentales disminuye y nuestra mente se calma, surge de forma natural un sentimiento profundo de felicidad y satisfacción. Este sentimiento de bienestar nos ayudará a resolver los problemas y dificultades de la vida diaria. Una gran parte del estrés y de las tensiones que nos afligen se originan en la mente y muchos de nuestros problemas, como la mala salud, son provocados o agravados por el estrés. Si practicamos la meditación en la respiración durante diez o quince minutos al día, seremos capaces de reducir en gran medida nuestro estrés. Experimentaremos una sensación de tranquilidad y espacio en nuestra mente y muchos de nuestros problemas se desvanecerán. Sabremos manejar mejor las situaciones difíciles, nos sentiremos más cerca de los demás, seremos más atentos con ellos y nuestras relaciones mejorarán.

Hemos de adiestrarnos en esta meditación preliminar hasta que logremos una cierta experiencia; pero si deseamos lograr una paz interna permanente y estable, y liberarnos de todos los problemas y sufrimientos, este simple ejercicio de respiración no es suficiente, hemos de emprender formas más prácticas de meditación como las que se presentan en el libro Manual de meditación. Al hacer estas meditaciones, comenzamos calmando la mente por medio de este ejercicio de respiración y proseguimos con las meditaciones analítica y de emplazamiento siguiendo sus respectivas instrucciones. Algunas de estas meditaciones se introducen a continuación en este trabajo.

domingo, 12 de agosto de 2012

TÉCNICAS PARA LA APLICACIÓN DE LAS DISTINTAS HIERBAS MEDICINALES



Las hierbas medicinales, según cómo han de utilizarse, y el fin a que se destinan, han de prepararse de modos diversos, bien como infusiones, cataplasmas, tinturas, etcétera

A continuación detallamos cuáles son las distintas formas de aplicación de las hierbas medicinales y cómo prepararlas.

APLICACIONES EXTERNAS

Algunas hierbas se aplican sobre la piel o las heridas a fin de que sus aceites volátiles penetren en los tejidos, estimulándolos. Estas partes de las hierbas se lavan y se colocan sobre la piel en una sola capa. Se dejan unos 15 ó 20 minutos, se retiran y se repite la operación con más plantas frescas.

BAÑOS

Los baños curativos pueden ser de tronco, de asiento, de pies o de chorro de agua.

Para conseguir el buen resultado de los baños, es necesario que el cuerpo, después del baño, entre en calor.

Para lograr esta reacción el cuerpo ha de poseer calor suficiente antes del baño, que no se aplicará mientras esté frío. Por lo común, en ]a mañana, al levantarse, el cuerpo está bastante caliente para reaccionar bien. También son útiles los ejercicios gimnásticos o un paseo antes del baño.

Nunca hay que confundir un paseo más o menos rápido con la práctica del footing, que solamente deben practicar las personas que hayan consultado con un experto sobre la conveniencia o no de practicarlo.

Si después del baño la piel no se calienta de nuevo y el paciente siente frío, es señal de que no se ha producido la reacción, en cuyo caso es necesario hacer ejercicio o acostarse y abrigarse hasta que se produzca la reacción de calor.

Cuanto más frío sea el baño menor será su duración, y cuanto más extensa sea la zona corporal a bañar, menos fría deberá estar el agua. Por esto, el baño de tronco, en el que gran parte del cuerpo está en el agua, ha de ser un poco tibio.

La ducha fría, por ejemplo, en el que el cuerpo está todo el tiempo en contacto con el agua, durará solamente un minuto a lo sumo, pues absorbe excesivo calor.

Tras una comida es necesario aguardar unas tres horas antes de tomar un baño. Y después, no hay que comer nada hasta transcurrida una media hora. Cuando el ambiente esté frío, es conveniente mantener el cuarto de baño templado.

Los baños son procesos curativos que ejercen una acción profunda en las órganos corporales.

Generalmente, activan la circulación sanguínea, ayudando en su tarea al corazón. Aumentan los glóbulos rojos de la sangre, para combatir la anemia. Descongestionan los pulmones y el cerebro. Eliminan las sustancias perjudiciales para la piel y los riñones. Moderan la fiebre, si la hay y es muy elevada.

El baño activa la circulación de la sangre en el sistema sexual, aumentando de esta manera las secreciones internas de estos órganos, lo que conduce a un aumento de vitalidad.

COMPRESAS

Las compresas vegetales ejercen el mismo efecto que 105 ungüentos, aunque poseen la ventaja de la acción curativa del calor.

Para preparar una compresa se ponen unos dos puñados de la hierba a aplicar en una taza de agua hervida. Se empapa una tela con el liquido filtrado y después de exprimir el sobrante del liquido se coloca la tela sobre la parte afectada del cuerpo, bien caliente, cubriendo con otro pedazo de tela (lana, a ser posible). Se retira la compresa al enfriarse y esta operación puede repetirse dos o tres veces más.

A ser posible, el tejido que interviene en el proceso debe estar debidamente esterilizado.

DECOCCIONES

Suelen hacerse con hierbas o plantas cuyos principios medicinales no se desprenden con facilidad.

En un cazo esmaltado se echa un puñado de hierba seca (o frescas según el caso) con, aproximadamente, un tazón de agua, y se hierve durante tres minutos, a fuego moderado. Seguidamente se cuela y puede endulzarse con miel.



INFUSIONES

Es la manera más corriente y sencilla de preparar una hierba medicinal; normalmente, también la más empleada. Para ello se pone un puñado o puñadito de la hierba seca (en ocasiones fresca) en una taza previamente calentada, y acto seguido se llena de agua hirviendo. Se tapa la taza y se deja

en reposo de cinco a diez minutos, para que el agua absorba los principios medicamentosos.

Puede endulzarse con miel, en la justa proporción, siempre preferible al azúcar.

JARABES

Se vierten 100 gr. de hierbas frescas o secas, según el caso, en un litro de agua. Se hierve un minuto y sé deja que la mezcla repose 2 ó 3 días. Después se exprime y se filtra, añadiendo azúcar de caña, a razón de medio kilo por litro de agua.

Los jarabes están indicados contra las dolencias de carácter bronquial o catarral.

MEZCLAS

Para preparar la mezcla o combinación de hierbas, existen unas reglas fijas. Naturalmente, para conseguir una mezcla de hierbas destinada a curar o aliviar las dolencias de órganos diversos a la vez, o al menos a lograr que la curación de una enfermedad no incida desfavorablemente sobre otra cualquier parte del organismo, es preferible recurrir a los herbolarios.

Cada fórmula de dichas mezclas incluye la hierba básica y específica para la curación de la enfermedad de que se trate, más el o los coadyuvantes reforzantes, y a veces un correctivo del sabor de alguna de las hierbas componentes de la mezcla.

TINTURAS
Una tintura es una solución alcohólica que contiene principios activos de plantas y hierbas. Generalmente se prepara por maceración o filtrado y suele usarse en masajes, fricciones y demás aplicaciones de uso externo.

TISANAS

Las plantas y hierbas que contienen un alto contenido de mucílago y aceites volátiles se preparan en agua fría, poniendo la cantidad de hierbas secas recetada por el naturópata, generalmente en una taza de agua fría y se deja reposar unas doce horas a la temperatura ambiente.

Después, se calienta levemente, se filtra y, si se desea, se endulza con miel.



TÓNICOS

Las plantas frescas extraídas en tónicos sirven como tales y como remedios curativos. Normalmente, se sumerge una cantidad determinada de hierbas frescas o secas en mosto de uvas de buena calidad, se cuela y embotella, y se toma un vasito tres veces al día, media hora antes de las comidas.

UNGÜENTOS

Los principios activos de las plantas actúan sobre la piel, aplicados en forma de ungüentos, durante periodos de tiempo más bien prolongados, acelerando, por ejemplo, una cicatrización o inhibiendo los derrames.

Se ponen a hervir hierbas en vaselina neutra por las cantidades que se determinen. La mezcla se filtra y, ya fría, se guarda el ungüento en frascos de cierre hermético

VAHOS

Los vahos son útiles para curar un resfriado o un catarro respiratorio. También lo son en casos de sinusitis.

Para su uso se pone una cantidad de hierba en una cacerola esmaltada (nunca metálica), con un poco de agua, y tras dos minutos de ebullición se retira del fuego. Se aplica el rostro sobre el vapor que se desprende de la cacerola a fin de absorberlo por las fosas nasales y por todos los poros, hasta que arranque el sudor, copioso, casi insoportable.

Este tratamiento debe prolongarse por espacio de diez minutos, con la cabeza completamente tapada con una toalla de baño o una frazada, a fin de reducir la pérdida de vapor. Después se puede lavar la cabeza con agua fría, siendo recomendable acostarse acto seguido, al menos durante media hora.

ZUMOS

Las plantas frescas pueden exprimirse, bien a mano o mecánicamente.

El método más usado consiste en extraer el jugo de la planta o fruto a emplear. Estos zumos son muy ricos en vitaminas y sales minerales, aunque no se conservan largo tiempo por lo que, a ser posible, deben consumirse al momento de prepararlos.

Para utilizarlos hay que diluir una cucharada del jugo en dos o tres de agua, tomándolos tres o cuatro veces al día, en ayunas o media hora antes de las comidas.

HADAS Vs. ÁNGELES


La mitología de la que nacen las hadas y aquella de la que proceden los ángeles son dos cosmovisiones contrapuestas. No son mitos equivalentes alterados tan sólo levemente por el paso de una cultura a otra. Por el contrario dijéramos que son tan antitéticos como el fuego y el agua. Cada uno representa una visión del mundo metafísico tan diferente que resulta casi imposible hallar verdaderos puntos de encuentro, salvo si desconocemos la esencia de cada una de estas mitologías y por tanto en nuestra ignorancia podemos erradamente confundirlas.

En la imagen un hada, principio de conciencia superior de la naturaleza, divertidamente rodeada de los pequeños gnomos de la tierra, elementales de un plano inferior de conciencia.

En las mitologías abrahámicas (judíos, cristianos y musulmanes) existe un único Dios, que se halla en un lugar superior, llamado el Cielo (nombre copiado de religiones paganas, por cierto), desde el cual descienden los ángeles hasta este mundo inferior llamado la Tierra. Vemos claramente en esta concepción una cosmovisión vertical de la realidad, un universo entendido y ordenado por pisos donde el Dios único habita sólo arriba, rodeado de sus ángeles, y los humanos vivimos en el piso de abajo. Satanás, por supuesto, vive en el sótano.

Ángel solar de las religiones monoteístas abrahámicas, servidor, representante o mensajero del dios único patriarcal, un dios celeste justiciero separado de su creación. En la imagen se quiere representar al famoso ángel solar Metratrón, vestido al estilo clásico grecorromano, pues los ángeles iconográficamente siempre se les representa así.

Frente a esta visión de la teología abrahámica descubrimos otra completamente opuesta, contraria en sus bases y en su esencia, y es la mitología ancestral de las hadas. Estos seres mágicos son los hijos/as de la Naturaleza, la personificación de sus distintos campos y planos de conciencia. Las hadas no descienden del cielo sino que ascienden desde el interior de la Tierra, la Madre Tierra, la antigua Diosa. Las hadas no bajan desde las nubes sino que ascienden al mundo a través de los agujeros de la tierra, es decir las fuentes, los arroyos, los lagos, los fondos marinos, las cavernas, etc.

Las hadas no proceden de un piso superior (donde habita el Dios único de los abrahámicos) sino de un mundo interior, una realidad o mundo paralelo que se halla oculto dentro de éste. La Naturaleza es la fuente de la que proceden las hadas y demás seres mágicos, representantes de una realidad viva cuya conexión hace tiempo que perdimos. En nuestra concepción actual el mundo tangible está muerto, la materia está muerta, es un mero polvo animado circunstancialmente por las almas que el Dios celeste crea y hace encarnar en la materia.

En cambio las hadas nos revelan que el mundo es un lugar absolutamente vivo, que nada hay muerto, que la vida se extiende por todos los rincones, desde los árboles a los átomos, desde los humanos a las humildes piedras. La vida es una mágica Red que abarca todo lo creado. No hay arriba ni hay abajo. No hay un cielo ni un infierno. Hay distintos planos paralelos, hay mundos sin fin; no hay universo sino poliverso; no hay un infierno eterno ni un mal absoluto, no hay ángeles de luz y demonios de oscuridad.

La Naturaleza es la expresión de la Vida, un ente cósmico infinito ajeno al tiempo, que se extiende en forma de red que lo abarca todo, espacio y tiempo sin límites. A esa Red de Vida los antiguos la llamaron la Diosa, la Gran Madre. Ella se desdobla en infinitas conciencias, algunas se convertirán en almas humanas, otras en espíritus de la naturaleza. Cuanto mayor es su conexión con la Diosa, mayor es su magia y su conciencia.

Las hadas nos vinculan con los secretos de la naturaleza y con el mayor secreto de todos, la existencia de la Diosa Eterna. Pero la humanidad comenzó a olvidar esta conexión, perdimos la percepción de la Red de Vida, y empezamos a creer en dioses superiores descendidos del cielo, primero en su forma de politeísmo y luego en el actual monoteísmo.

Las hadas manifiestan el aspecto femenino de la Diosa, pero en realidad esa Red de Vida mágica se desdobla en una polaridad creadora masculino-femenina de la cual todos coparticipamos. Por ello algunas religiones como la Wicca hablaron siempre de la Diosa y el Dios de la naturaleza. Los celtas representaron una cultura que fusionó muy bien esta cosmovisión con la nueva visión politeísta. Los múltiples dioses y diosas celtas cuadran perfectamente con la hadalogía, pues son deidades equilibradas, polarizadas e integradas con la naturaleza y su magia interna.

Al principio las religiones egipcias y babilónicas también supieron acertar en una correcta fusión de sus divinidades con la de la Diosa Eterna, pero conforme pasaron los siglos estas civilizaciones evolucionaron y se fueron apartando hasta llegar al politeísmo patriarcal e incluso el monoteísmo. Luego llegarían las religiones asírias y persas, con su mundo dividido en dos principios opuestos de Bien y Mal. Y posteriormente el monoteísmo actual.

Es preciso reconocer que el mundo mágico de las hadas es una definición que nos llegó a través de la cultura celta, que fue quién mejor lo supo recoger mediante coloridas leyendas y sugestivos y mágicos relatos. Esa visión de las hadas existió en todo el planeta pero desapareció sin que nadie nos la pudiera transmitir cuando llegó nuestro mundo. Algo quedó en Oriente, pero en Occidente, en Europa, tuvimos la suerte de que la cultura celta recreó ese mundo a través de una maravillosa visión de seres mágicos y seres divinos que aún inspira nuestra imaginación.

Luego la literatura cristiana medieval recogió los restos de esta bella tradición, humanizó a las hadas y a los dioses celtas, convirtiéndolos en personajes de una literatura que todavía hoy es atrayente para muchos, como las sagas irlandesas o los relatos artúricos y grialianos.

Los famosos ángeles son entes celestiales de mente estrecha, partidistas, moralistas, represores, servidores del dios único y descienden del cielo. En cambio las hadas son seres de ilimitada libertad moral, defienden a la tierra de la que proceden, habitan las aguas y no las nubes, las cavernas y grutas y no el cielo, no reprimen sino que estimulan desarrollemos todas nuestras dormidas capacidades. Las hadas no descienden a través de una escalera celestial sino que debemos agradecer asciendan desde las entrañas de la mágica tierra hasta nuestro ordinario mundo. Ellas cohabitan con las hermosas plantas y los lugares donde hay agua que fluye. Son las hijas de la tierra y el agua, aunque también pueden viajar con el viento. Raramente con el fuego (salvo que este lo entendamos como transmutación o amor).

Las hadas prefieren la tenue luz a la luz cegadora del sol. Se las puede percibir en los crepúsculos (tanto matutinos como vespertinos) o en las sombras de un bosque, cerca de algún riachuelo cantarín. Las hadas viajan por el interior del mundo y vibran con la naturaleza y con todos los seres vivos que en ella habitan. Pueden fusionar su conciencia temporalmente con la de un animal y así a veces comunicarse con los humanos. También pueden entrar en las plantas, si estas han crecido silvestres en el bosque o el campo. Son hijas de la libertad, no existen barreras ni templos para ellas. Periódicamente regresan al Seno de la Diosa, en un plano profundo del intramundo, en un plano físico inaccesible para los humanos.

Esta imagen representa una fusión o compromiso entre ángel y hada, algo que resulta frecuente en alguna corrientes espirituales modernas.

Las hadas pueden ser libertinas y caprichosas, pero no licenciosas o viciosas, pues en sus acciones siempre se someten al imperio del amor. En muchos relatos populares las hadas aparecen y prueban a los humanos, tentándolos con la codicia u otros defectos del alma, y sólo premian la virtud (valentía, desapego, humildad, servicio, fidelidad, etc).

Podríamos decir que las hadas son un fragmento de la conciencia de la diosa. Fluyen con la naturaleza pues suponen ser su parte espiritual o divina. Las hadas son un concepto difícil de traducir en nuestros parámetros del mundo científico moderno. No son en absoluto ángeles como hemos visto, sin embargo ¿como podríamos definirlas si las sacamos del contexto iconográfico y legendario de la imaginativa cultura celta? Parecen algo obsoleto o propio de mentes infantilizadas, pues responden a patrones ya fuera de lugar en nuestra civilización cibernética industrial.

Algunos pretenden fusionar la mística de los ángeles y la mística de las hadas, pero para mí es algo difícil o casi imposible, pues son personificaciones de principios metafísicos opuestos. Y aunque pretendamos hallar puntos de encuentro podemos engañarnos, pues en nuestro subconsciente cada una de esas mitologías activa fuerzas distintas.

En última instancia la cultura, tanto física como metafísica, tanto profana como sagrada, es la forma que nuestra mente tiene de entender, ordenar y relacionarse con lo que llamamos realidad. Cada uno posee su visión personal, pero debemos procurar superar nuestros límites y que esa visión sea cada vez más amplia y profunda. Tal vez algún día retornemos a conectar con el mundo perdido y mágico de las antiguas y eternas hadas. Ellas habitan un poliverso del cual hemos perdido las plateadas llaves y la puerta ahora permanece escondida y cerrada.

Primero con el avance de las religiones patriarcales monoteístas, y luego con la era de la ciencia materialista y el mundo moderno consumista, toda conexión con la realidad mágica ha desaparecido. Salvo infantiles ensoñaciones el ser humano moderno ha extraviado y quebrantado toda comunicación con la naturaleza profunda. Mientras el planeta pierde su biosfera nosotros perdemos también los vínculos que un día tuvimos con el mundo interior de la Diosa.


Kababelan