domingo, 26 de septiembre de 2010

La Mariposa Azul

DECÄLOGO PARA SABER VIVIR Y SER FELIZ



1. ¡Vivir mi vida!, como la más apasionante aventura es algo que está en mis manos si aprendo a tratarme con ternura, a amarme a mi mism@ y a los demás y tengo un proyecto de vida realista y comprometido.

2. Aprender a ser responsable de mis actos, a hacerme cargo de mí mism@ y a ser persona autodisciplinada, educada para la privación y el esfuerzo y no perder de forma absurda tiempo y energías, atrapad@ por sentimientos negativos de indefensión, inferioridad o culpa.

3. El perdón, llave maestra de la felicidad me enseñará a no abrigar pensamientos de ataque y me hará más profund@, comprensiv@ y tolerante.

4. He de librarme del tremendo obstáculo que supone para saber vivir y ser feliz, estar pendiente del qué dirán y buscar febrilmente la aprobación de los demás, tratando de ser el mejor en todo. Ya es suficiente ser buen@ en lo que pueda, tal como expresa Douglas Mallock:
Si no puedes ser pino en la cima de la colina, sé hierba en el valle, pero sé la hierba mejor junto al torrente.
Sé arbusto si no puedes ser un árbol. Si no puedes ser sol, sé estrella. No vencerás por el volumen, sino por ser el mejor de lo que seas.

5. Buscar un ideal que me haga sentir intensivamente la plenitud de un por qué, de un motivo que llene mi vida y me permita realizarme plenamente.

6. No estar disponible para las neurosis de los demás, de quienes pretenden hacerme sentir culpable y despreciable. Inteligente y práctic@ es ignorar a quienes buscan nuestra desgracia. Solo así les ayudaremos a extinguir su conducta negativa.

7. Poner siempre amor donde no hay amor. No disponemos de un arma más poderosa ni de una fuerza tan incontenible y eficaz como el amor. Es el único sentimiento que puede con el dolor y proporciona verdadera alegria y felicidad.

8. La aceptación es la primera ley del crecimiento personal y condición para la felicidad y saber vivir. Aceptaré la realidad de las cosas y no sufriré inútilmente por lo que podría haber sido.

9. La ira, el odio, la venganza son reacciones aprendidas ante la frustración, y provienen del deseo de que los demás, las cosas, el mundo, se amolden a nuestros deseos. Elegir el odio o la venganza es labrarse la propia desgracia y destrucción. Seré inteligente y por mi propio bien, dulcificaré mi carácter.

10. Vivir la experiencia de una amistad auténtica es imprescindible a todo ser humano para ser feliz. Como dice un proverbio árabe, se puede vivir sin un hermano, pero no sin un amigo. Y el mismo San Agustín afirma que nada es grato para el hombre si no tiene un amigo.

BERNABÉ TIERNO

NO TE RINDAS

   Cuando las cosas van mal, como a veces pasa,
   cuando el camino se ponga cuesta arriba,
cuando tus recursos bajen y las deudas suban,
cuando al sonreir, debas ahogar las lágrimas,
cuando tus preocupaciones te tengan agobiado,
descansa, si te urge, pero no te rindas.
  
   La vida es rara con sus idas y venidas,
donde las contradicciones son el pan de cada día,
   y el fracaso, entonces, llama a tu puerta
y te invita a mirar hacia atrás. no le des entrada,
   lucha, mira hacia delante, no te rindas.
El triunfo puede estar al girar la esquina.
       El triunfo es el fracaso al revés;
es el matiz plateado de esa nube incierta
      que no te deja ver su cercanía...
   aunque lo tengas ya al alcance de la mano.

Por éso, ¡Decídete a luchar sin tregua, porque, en
verdad, cuando todo empeora, el que es valiente,
       no se rinde, lucha!

martes, 14 de septiembre de 2010

"El pescador y el hombre de negocios"

Un hombre llegó a casa del trabajo tarde otra vez, cansado e irritado, para encontrar a su hijo de 5 años que lo esperaba en la puerta.
"Papá, ¿puedo hacerte una pregunta?"
-Sí, claro, ¿qué es? ", Respondió el hombre.
"Papá, ¿cuánto dinero ganas en  una hora? 
"Eso no es asunto tuyo! ¿Qué te hace preguntar una cosa así? ", Dijo el hombre con enojo.
"Sólo quiero saber. Por favor, díme, ¿cuánto ganas en una hora? ", Suplicó el chiquillo.
"Si quieres saberlo, gano 20,00 dólares por hora."
-Ah-respondió el niño, la cabeza inclinada. Mirando hacia arriba, dijo: "Papi, ¿puedo pedirte prestado $ 10.00 por favor?"
El padre se puso furioso.  "Si la única razón por la que querías saber cuánto dinero gano es sólo para que me puedas pedir prestado algo para comprar un juguete tonto o alguna otra tontería, entonces marcharte a tu habitación y  acuestate.” Yo trabajo largas y duras horas todos los días y no tengo tiempo para tales juegos infantiles. "  
El niño en silencio se fue a su habitación y cerró la puerta.  El hombre se sentó y comenzó a pensar en la loca historia del niño haciéndole preguntas. ¿Cómo se atreve a hacer preguntas tales sólo para obtener algo de dinero?
Después de una hora o así, el hombre se había calmado, y comenzó a pensar que podría haber sido un poco duro con su hijo. Tal vez había algo que realmente necesitaba comprar con $ 10.00, y  no pedía dinero muy a menudo. El hombre se dirigió a la puerta de la habitación del pequeño y abrió la puerta.
"¿Estas dormido?", Preguntó.
"No papá, estoy despierto", respondió el muchacho.
"He estado pensando, que tal vez yo fui demasiado duro contigo antes," dijo el hombre.  "Ha sido un día largo y me tomé la molestia de conversar contigo. Aquí tienes los 10,00 dólares que me pediste. "
El niño se enderezó, radiante. "Oh, gracias papá!", Gritó.  Entonces, de debajo de la almohada, sacó un poco más dinero.
El hombre, al ver que el muchacho ya tenía dinero, empezó a enfadarse de nuevo.  El niño poco a poco contó el dinero, y luego miró al padre.
"¿Por qué quieres más dinero si ya tenías?-Gruñó el padre.
-Porque no tenía suficiente, pero ahora sí ", respondió el niño.
"Papá, tengo 20,00 dólares ahora. ¿Puedo comprar una hora de tu tiempo? "

Benseddik