domingo, 20 de marzo de 2011

CAMINO A LA SABIDURÍA



Un joven se encontraba animado por seguir el camino espiritual, pero no lograba dominar sus impulsos al ser ofendido. Siempre que alguien lo insultaba, él respondía con gesticulaciones violentas y con palabras ofensivas.
Su querido maestro, un experimentado abad que lo cuidaba desde niño, le aconsejó:
- A lo largo de un año, cada vez que algún hermano te ofenda o te discrimine, haz de responder la afrenta con una sonrisa y con un discurso de optimismo.
Asimilado el consejo, el joven intentó cumplirlo con fervor y sinceridad. Siempre que era insultado, respondía con una alegre reverencia y con diferentes versos amables, lo que permitió que al paso de un tiempo, el pueblo se haya acostumbrado a sus ingeniosas respuestas.
Pasado el año, el muchacho regresó donde el abad.
- ¿Quién se supone que eres, muchacho?
- No me recuerdas maestro, soy yo, tu joven aprendiz.
- Yo nunca he tenido un menudo flaquito como discípulo.
- Siempre lo has tenido, solo que ahora mi alma se adueñó de mi barriga y se comió mi corazón.
El abad sonrió de inmediato, apreciando la capacidad del discípulo para responder la ofensa y le dijo:
- Quien aprende a sobrellevar los insultos, incluso de las personas que ama, está en el camino de la sabiduría y de la espiritualidad

sábado, 19 de marzo de 2011

A MI PADRE

Ya sabes cuanto te Ame,
pues desde el cielo lo ves
que eras padre mi ídolo
ese ejemplo digno
que había que seguir
tu marcaste
en mis pasos por la vida
el…Ritmo!
Que felicidad sentía
cuando me sentabas en tus rodillas
me apretabas fuerte a tu corazón
como si quisieras
trasmitirme tu fuerza y tu vida,
yo abrazada
orgullosa de ese gigante guerrero
pegada a su pecho tus sentías mis labios al sonreír
y yo tan diminuta zalamera y sabedora
sabia que mis ingenuos besos
te desmoronaba haciendo de ti
un niño pequeño.
Tu me decías
duerme mi niña pequeña
incansable y traviesa como una
pequeña gacela
duerme madrecita
mi nenita tierna,
soñando feliz en ese calor de tus brazos
dulcemente me dormía.
Hay mi Dios que sueño tan feliz.
¡Hoy mi papito estas en los cielos
sentado a la diestra de Jesús
que nos ama tanto.
En un día como hoy,
solo tengo que decir que lo hiciste bien
padre mío.
Que dejaste un gran vacío
y me hiciste tanta falta
aún te añoro cada día,
y te recuerdo como un gigante grande
fuerte en amor tan generoso,
dulce, compresivo, amoroso
amando a mama hasta el…Delirio!
¡Aún hoy que soy mujer adulta
con hijos
a veces que la vida me maltrata,
me siento de nuevo niña
y siento padre
que aún con todo el alma
tanto te…Necesito!

Autor: Anónimo.

jueves, 17 de marzo de 2011

RAFAELA PASTOR

¡¡¡SI SE PUEDE!!!



Sí se puede, cuando estás decidido, cuando comprometes tu voluntad para lograr lo que deseas alcanzar.

Sí se puede, cuando ante cada obstáculo muestras temple y con mayor decisión los empiezas a enfrentar.

Sí se puede, si ante cada fracaso buscas reconocer tus propios errores, lo que te permitirá acumular sabiduría y todos tus sueños realizar.

Sí se puede, si ante los conflictos mantienes una actitud positiva y, a pesar de las adversidades, tu ánimo no comienza a menguar... Así, no habrá cima que no puedas alcanzar.

Sí se puede, cuando ante los negativos y escépticos mantienes una sonrisa y la alegría se convierte en tu fiel compañera... Siempre amigos podrás cautivar.

Sí se puede, cuando ante la duda y la incertidumbre, tu fe te mantiene firme.

Sí se puede, si tienes el coraje de vivir intensamente y haces de cada día, una fascinante aventura... La muerte, entonces, será una angustia que nunca llegará.

Sí se puede, cuando aprendes a confiar, dejándole a La Energía Universal los imposibles y entregas tu vida entera a las estrellas por las que quieres luchar... Podrás entonces el camino a la plenitud alcanzar...

viernes, 4 de marzo de 2011

DESIDERATA

DESIDERATA


 Escucha entonces la sabiduría del sabio:
“Camina plácidamente entre el ruido y las prisas,
y recuerda que la paz puede encontrarse en el silencio.
Mantén buenas relaciones con todos en tanto te sea posible, pero sin transigir.
Di tu verdad tranquila y claramente;
Y escucha a los demás,
incluso al torpe y al ignorante.
Ellos también tienen su historia.
Evita las personas ruidosas y agresivas,
pues son vejaciones para el espíritu.
Si te comparas con los demás,
puedes volverte vanidoso y amargado
porque siempre habrá personas más grandes o más pequeñas que tú.
Disfruta de tus logros, así como de tus planes.
Interésate en tu propia carrera,
por muy humilde que sea;
es un verdadero tesoro en las cambiantes visicitudes del tiempo.
Sé cauto en tus negocios,
porque el mundo está lleno de engaños.
Pero no por esto te ciegues a la virtud que puedas encontrar;
mucha gente lucha por altos ideales
y en todas partes la vida está llena de heroísmo.
Sé tu mismo.
Especialmente no finjas afectos.
Tampoco seas cínico respecto al amor,
porque frente a toda aridez y desencanto,
el amor es tan perenne como la hierba.
Acepta con cariño el consejo de los años,
renunciando con elegancia a las cosas de juventud.
Nutre la fuerza de tu espíritu para que te proteja en la inesperada desgracia,
pero no te angusties con fantasías.
Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.
Más allá de una sana disciplina,
sé amable contigo mismo.
Eres una criatura del universo,
al igual que los árboles y las estrellas;
tienes derecho a estar aquí.
Y, te resulte o no evidente,
sin duda el universo se desenvuelve como debe.
Por lo tanto, mantente en paz con Dios,
de cualquier modo que Le concibas,
y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones,
mantente en paz con tu alma
en la ruidosa confusión de la vida.
Aún con todas sus farsas, cargas y sueños rotos,
éste sigue siendo un hermoso mundo.
                              Ten cuidado y esfuérzate en ser feliz”.